Donde están las fuentes matarile

El otro día vimos que el descontrol de una fuente radioactiva en Brasil provocó el tercer accidente radiológico más grave de la historia. Con objeto de que este tipo de accidentes no ocurrieran en España, se constituyó el Consejo de Seguridad Nuclear, CSN, encargado de informar públicamente y velar por el correcto manejo de las instalaciones radiológicas.

Podríamos pensar que estos accidentes no son posibles aquí, pero si echamos un vistazo al archivo, encontramos noticias sobre un accidente ocurrido en 1998 en una planta de Acerinox en Cádiz.

En este caso, una fuente radioactiva se “perdió” en una chatarrería y acabó siendo incinerada por error. Al incinerar la fuente, se produjo una nube radioactiva que pasó sin ser detectada en la chimenea de la planta (existe obligación de medir la radiación en los humos de salida) y finalmente llegó a detectarse en otros países de Europa. Las cenizas y el resto de residuos radioactivos no se consideraron como tales y se vertieron a unas balsas cercanas al río Tinto. Aún a día de hoy se pueden encontrar fugas de contaminación, llegando incluso a producirse un incremento en los casos de cáncer de la zona afectada (como vimos, un efecto estocástico de la radiación, aunque carezco de datos para saber si esta diferencia es significativa o no)

El chiste de este caso (aparte del fallo en las medidas de detección y el gravísimo error en los mecanismos de control del CSN que permitieron que Acerinox manejase material radioactivo en condiciones inseguras) es que el CSN no quiso facilitar los documentos acreditativos de su labor, y tuvo que ser obligado mediante sentencia judicial.

Queda ya expuesto mi principal tesis; el peligro no son las fuentes o el manejo inadecuado de ellas por parte de sus titulares, el peligro es que el organismo de control al mando, el CSN,  es ineficaz en su tarea. El CSN existe porque un riesgo radiológico lo es para toda la población, no sólo para una empresa. Si no existe ese control, una central nuclear podría operar en condiciones inseguras (las que la empresa propietaria estime oportunas) y provocar así un accidente (del que todos sufriríamos las consecuencias). La razón de ser del CSN es velar por el cumplimiento de los protocolos de seguridad en el manejo de material radioactivo por parte de sus titulares.

Volviendo a las fuentes, podemos hacer repaso de la fuente radioactiva robada recientemente en Ripollet, u otra más en Ciudad Real este mismo año. O las tres fuentes desaparecidas en 2009, el par de fuentes robadas en 2008 y las mencionadas en 2007. Y podríamos seguir. Los casos que he podido encontrar son todos iguales; una fuente industrial (para medida de humedad en el terreno) que se almacenaba en un cobertizo de obra. ¿Por qué es tan fácil que se pierda algo tan peligroso?

Aparte del riesgo ecológico, una fuente (un pequeño cilindro muy fácil de ocultar) es un peligro para la seguridad de la población. No quiero dar ideas, pero no me imagino el daño que pueden hacer estas fuentes en un lugar público y lo que tardarían en ser detectadas. Además, el material radioactivo puede ser inhalado si se suspende en el ambiente, multiplicando su peligrosidad.

Probablemente estas fuentes hayan sido robadas por error o desconocimiento, pero.. ¿qué pasaría si no fuese así? ¿Dónde está el CSN en estos casos? ¿Por qué permite que las medidas de seguridad de los propietarios sean ineficaces? ¿Por qué no se han recuperado todas las fuentes? ¿Ha habido alguna consecuencia por estos robos o por el accidente de Acerinox? Creo que es necesaria tanto una sanción para los titulares como una destitución en el CSN por permitir que esto ocurra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, CSN, Opinión, Protección radiológica, Tecnología nuclear y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Donde están las fuentes matarile

  1. ¿Y qué más da que las fuentes se roben por error o desconocimiento?
    ¿Acaso son menos peligrosas?

    Me da la sensación de que el objetivo principal del CSN es el publirreportaje: Si repites muchas veces una mentira parece verdad…

    La energía nuclear no entraña riesgos porque se maneja con muchas medidas de seguridad
    La energía nuclear no entraña riesgos porque se maneja con muchas medidas de seguridad
    La energía nuclear no entraña riesgos porque se maneja con muchas medidas de seguridad
    La energía nuclear no entraña riesgos porque se maneja con muchas medidas de seguridad

    Ya me lo empiezo a creer… 😀

  2. Nuria dijo:

    Me has puesto los pelos como escarpias.
    Por cierto, qué buena foto para ilustrar la entrada.

  3. La Rana Cachonda dijo:

    Buenas hombrecillo valiente, primero darte mi enhorabuena por ser tan gafe con el tema de la radioactividad 😉
    Al final, como con todo lo nuevo, aprendemos a tortazos. Como prueba de ello os dejo un youtube de las primeras tortas que nos dimos con la radioactividad. Empezad a ver a partir del minuto 7:25 no tiene pérdida 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s